Dialogo Entre Masones Enero 2018



A r t í c u l o s Masónicos Seleccionados Año 5 - N° 49
Dialogo Entre Masones Enero 2018

Herbert Oré Belsuzarri Valle de Lima Enero 2018 Mario López Rico Vicente Alcoseri Julio Villarreal III



Herbert Oré Belsuzarri
Mario López Rico Vicente Alcoseri Julio Villarreal III
-La cámara de reflexión………………………………………3 -¿Los landmarks son aplicables a la masonería actual? …………………………………………………………….12 -Rito francés……………………………………………………..16 -Los masones están locos…………………………………….21 -Los túneles de los Andes y el oro de los incas……….24 -Antecedentes occidentales de la masonería moderna………………………………………………………….66 -El compás como representación arquetípica de nuestros límites…………………………………………………73 -La masonería en el mundo sefaradí…………………..79 -Los primeros sefarditas masones……………………….85
-Los lenguajes de la modernidad en la masonería..90 -¿Cuándo se debe festejar el año nuevo?…………….128 Esta es la primera publicación de nuestra edad de compañero (cinco años), noble labor de difundir la luz y la libre especulación. Hay mucho por aprender y otro tanto por difundir, pero ello no sería posible sin vuestra inestimable preferencia. La revista agradece la difusión de los artículos publicados, mencionando la fuente y la autoría.
Valle de Lima Enero 2018

LA CAMARA DE REFLEXION Daniela García Toro


3
“La libertad, para realizarse, debe bajar a la tierra y encarnar entre los hombres.
No le hacen falta alas sino raíces.” Octavio Paz
El hombre, a diferencia del resto de los mamíferos, ha buscado entender el mundo que lo rodea, entenderse a sí mismo y res-ponder interrogantes ancestrales, físicas , espirituales y mora-les, para lo cual ha necesitado de la reflexión, entendiéndose esta como la capacidad voluntaria del individuo para meditar y razonar conscientemente sobre circunstancias, hechos o con-ceptos con la finalidad de sacar conclusiones. Entonces, en la
LA CAMARA DE REFLEXION Daniela García Toro

Masonería, un hombre libre que se cuestione la trascendencia de sí mismo, de la comunidad en la que vive, de buscar el me- joramiento individual y[...]


4
masonería, un hombre libre que se cuestione la trascendencia de sí mismo, de la comunidad en la que vive, de buscar el me-joramiento individual y colectivo; es un candidato idóneo para adentrarse en nuestros misterios. En este contexto, el neófito, después de pasar por las entrevistas necesarias, pasa a su pro-ceso de iniciación.
Este proceso comienza con su llegada al lugar que solo los ver-daderos iniciados conocen, es vendado en espera de dar co-mienzo a su vida masónica, encontrándose con la primera prue-ba: La Cámara de Reflexión. Oswald Wirth del GODF ofrece una mirada a través de los símbolos que la componen, diciendo: “unos representan la muerte y otros la vida... viene a representar una síntesis simplificada del mensaje que se deriva de las danzas macabras y el arte de la Edad Media para jugar un importante rol como rito de iniciación”.
La Cámara de Reflexión es el primer contacto que el profano tiene con el quehacer masónico, en una cámara cerrada, sin ra-yos de luz e iluminada sólo por una vela; paredes negras, carte-les con frases reflexivas. El mobiliarios es sencillo: una silla, una mesa y sobre esta última una calavera sobre tibias, pan, un vaso lleno de agua limpia, trigo, sal, mercurio y azufre en pequeños frascos y una vela encendida. En esas murallas verá la imagen de un gallo, un reloj de arena y la palabra V.I.T.R.I.O.L. acompa-ñada por otras importantísimas que detallaré mas adelante.
Como profano, miramos cada uno de los elementos y tratamos de darles un simbolismo, a veces nuestros títulos profanos en algo nos acercan y alejan de ellos; y en ese ambiente sin ruidos y con tantos estímulos, comenzamos inherentemente a reflexio-nar. Ahora bien, cada elemento tiene un simbolismo masónico que nunca está de más recordar.
La cámara nos inmortaliza las cuevas donde vivían los hombres primitivos, el vientre materno, las tumbas y el elemento Tierra;

Entonces el entrar, estar y salir de ella nos entrega simbolismos potentes. Entramos a oscuras e ignorantes para que mientras estemos allí reflexi[...]


5
entonces el entrar, estar y salir de ella nos entrega simbolismos potentes. Entramos a oscuras e ignorantes para que mientras estemos allí reflexionemos con la esperanza de ser hombres dispuestos, más preparados para recibir la luz. En definitiva, un principio y un fin: el fin de la vida profana y el comienzo de una nueva vida como un iniciado en busca de la luz, la verdad y la sabiduría.
El descender a una cámara bajo la tierra, tiene un carácter pe-dagógico, principalmente, el de forma reflexiva , se desliza una aventura a ciegas, donde el saber aún no existe. En la ignoran-cia misma se atraviesa una serie de pruebas: la ceguera, la es-pera, lo nuevo, la sed, etc. de las cuales, en literatura y mitología se saldrá victorioso y, desde luego, “convertido”. Es eso lo que se espera del neófito con este viaje a lo profundo.

El cráneo junto con los huesos de tibia cruzados se refieren evi- dentemente a la mortalidad, a lo evanescente y frágil de la vida. Alquímicamente[...]


6
El cráneo junto con los huesos de tibia cruzados se refieren evi-dentemente a la mortalidad, a lo evanescente y frágil de la vida. Alquímicamente el cráneo es llamado “caput mortuum”, es el resumen de la decadencia y la descomposición, así como lo es la transmutación de los metales básicos en oro y plata a través del proceso de putrefacción; así debe transmutar el profano su naturaleza, en un nuevo hombre con forma de iniciado cuyo camino que no será fácil.
Está presente también la triada alquímica, utilizada como prin-cipio hermético puramente simbólicos que son el azufre, sal y mercurio. El azufre es símbolo del espíritu, siendo un principio masculino que corresponde a la Virtud . La sal es un símbolo de la sabiduría, que se considera neutral en lo que se refiere a género, invitando a reflexionar y que corresponde a la Ca-ridad. El mercurio es un principio femenino y hace referencia a Vigilancia. Entonces esta triada nos llama a cultivar la virtud, la caridad, reflexionar y estar siempre vigilantes y atentos en nuestro andar. También estos principios alquímicos mezclados en diferentes formas tienen resultados físicos que podemos dar-le simbolismos, por ejemplo: el azufre sumado a la sal generan vida y fuego; el mercurio junto al azufre proporcionan energía y finalmente el mercurio junto a la sal, provocan la muerte; por lo que se puede decir que esta triada nos muestra el origen de la vida, la energía que la mueve y la muerte, cómo se da vida y cómo se quita.
Existe otra triada: el trigo, el pan y el agua, en masonería el agua representa lo síquico, el espíritu, la vida y simboliza la pureza por su capacidad de disolver las impurezas. El pan simboliza el cuerpo material y el alimento. A pesar de que ambos sean indis-pensables para vivir, nos recuerdan que no deben ser el objeto principal de nuestra existencia. Dije que era una triada así que falta el trigo y con estos tres materiales podemos realizar un ali-mento que es el pan, entonces el trigo es el inicio, la naturaleza nos da la semilla que crece con el agua y da su fruto, ese fruto

Al molerse da como resultado la harina necesaria para hacer el pan , el término del proceso, que es creado por el hombre. El gallo es un símbolo [...]


7
al molerse da como resultado la harina necesaria para hacer el pan , el término del proceso, que es creado por el hombre.
El gallo es un símbolo potente que discretamente fue conquis-tando la cámara de reflexión, pues en un principio no estaba presente y luego formará parte importante en los simbolismos. Se le relaciona con la luz que también está presente representa-da gráficamente en la vela encendida que ilumina literalmente y simbólicamente el andar masónico. El canto del gallo anuncia el fin de las tinieblas, le da el vamos al madrugador, al esfuerzo tenaz de estar vigilantes y es estimado en varias mitologías que le representan como un ser inteligente dotado de un espíritu tenaz y además se le señala como elemento mercurio filosofal. Por lo que se puede traducir como una señalética para el cami-no: Ser inteligente, vigilante y tenaz en el aprendizaje.
Por otra parte, el acróstico V.I.T.R.I.O.L como divisa alquímica se le denomina “Visita Interiora Terrae et Rectificando Inveniet Occultum Lapiden” (Visita el Interior de la Tierra; Rectificando Encontrarás la Lápida Oculta). Es el nombre que se la da a cier-

Tos sulfatos producidos por diferentes metales en las operacio- nes alquimistas, el cual invita al profano a penetrar en el mundo obscuro de la tierr[...]


8
tos sulfatos producidos por diferentes metales en las operacio-nes alquimistas, el cual invita al profano a penetrar en el mundo obscuro de la tierra, de su ser mismo y descubrir los secretos interiores de su naturaleza, porque la tierra es el conducto de la vida y la regeneración. Su llegada al ritual es bastante tardía, aún así, es de suma importancia. Algunas veces este acróstico aparece con la adición de “V.M”, lo que significa “veram medi-cinam”, la verdadera medicina. Al reflexionar esta concepción metafóricamente, el significado transmitido es que hay que bus-car dentro de uno mismo, como la verdad se oculta allí, y esta verdad es la real solución a nuestros problemas. Divisa muy apropiado para ser colocado en la pared de la cámara de re-flexión, mientras que él profano tiene que escribir su testamen-to filosófico.
El reloj de arena representa el flujo inexorable del tiempo y la corta duración de la vida del cuerpo físico, así como la nece-sidad que tenemos de emplear este breve destello de nuestra existencia material para construir nuestro templo interior, lu-chando contra nuestras pasiones, y haciendo cuantas buenas obras y servicios a los demás nos sean posible, pero también indica el regreso al origen, lo vacío y lo lleno, lo inferior y lo superior, el Cielo y la Tierra, lo de arriba y lo de abajo.
En el testamento filosófico y moral, el profano deberá respon-der a las preguntas solicitadas que esencialmente se basan en el deber que tiene para con sigo mismo, para con su familia y con la sociedad ,cuál será su legado y sobre temas de contin-gencia. Las respuestas brindan una visión de la actitud y el ca-rácter del futuro a iniciar, es única para cada individuo y reflejan su interior. En la Cámara de Reflexión tiene tiempo para medi-tar y reconsiderar su solicitud de admisión a la Fraternidad, así como para responder a lo solicitado.
Las palabras Vigilancia y Perseverancia están situadas en la pa-red junto al gallo . Estas dos palabras pasan a ser entrañables

Para el neófito ya que debe poseer estas cualidades con el fin de tener éxito en su vida masónica y mucho mas importantes cuando ya es iniciado[...]


9
para el neófito ya que debe poseer estas cualidades con el fin de tener éxito en su vida masónica y mucho mas importantes cuando ya es iniciado. Los símbolos, frases y metáforas de los rituales son claras, aún así el masón debe escudriñar en ellos persistentemente con el fin de apreciar su riqueza y significado profundo, y ser vigilantes para que las lecciones aprendidas de las mismas no sean olvidadas.
Se puede decir que la Cámara de Reflexión es una escenografía compleja llena de simbolismos que ayudan al profano a sumer-girse en el mundo del elemento tierra, por lo que podríamos sumar este paso a los tres viajes simbólicos del ritual de inicia-ción que son la purificación por el agua, aire y el fuego, conjetu-rando que el neófito es purificado por los cuatro elementos, es decir, se presume que finalmente son cuatro los viajes.
En la Cámara se evoca a la muerte, no sabemos lo que viene, pero esta es una muerte filosófica que tiene un renacer a la luz de la verdad como lo hemos visto en muchos mitos ancestra-les, pero en esta ocasión, con fuertes influencias herméticas que potencian el ritual y que posiblemente nos distinguen de otras órdenes que conciben la existencia de un dios dogmático, por lo que no debemos olvidar que al ser reservorio cultural, se toman símbolos “religiosos” bajo un punto de vista hermetista para transmutarlos en racionalista y laicos, ritual que ha evolu-cionado con los tiempos y las concepciones de la Orden.
La Cámara de Reflexión, literalmente nos hace descender a la tierra, a lo profundo, a la oscuridad a la humedad; en un prin-cipio nos asusta por lo desconocido, pero debemos recordar que es esa misma tierra la que hacer germinar las semillas y es justamente eso lo que debemos rescatar. En el centro de uno mismo donde se esconde lo mas real, lo bueno y malo de lo que estamos compuestos, es por eso que nos asusta, porque muchas veces no queremos ver nuestros metales.