Dialogo Entre Masones Abril 2017



A r t í c u l o s Masónicos Seleccionados Año 4 - N° 40
Dialogo Entre Masones Abril 2017

Herbert Oré Belsuzarri Mario López Rico Vicente Alcoseri Julio Villarreal III



Herbert Oré Belsuzarri Mario López Rico Vicente Alcoseri
Julio Villarreal III -
Como definir masonería en una sola palabra……1 -
Estudio esotérico de la masonería…………………….4 -
La regularidad, y su medida patrón (La
Universalidad Masónica)……………………………………18 -
Cuando la corrupción se hace política de Estado
……………………………………………………………………….34 -
Historia de la masonería en el país Vasco………..54 -
El liderazgo en la masonería de estos tiempos…90
La revista agradece la difusión de los artículos publicados, mencionando la fuente y la autoría.
Valle de Lima Abril 2017


1
Respetable, Ilustre y Firme Logia Chiriquí Nº 10
Cómo definir Masonería en una sola Palabra
J. M. Villarreal III
“Al Conocimiento, Dominio Propio; al Dominio Propio, Paciencia; a la Paciencia, Piedad, a la Piedad, Afecto Fraternal; y al Afecto Fraternal, Caridad" - II Pedro 1:6,7
Cómo podríamos definir a la Masonería en una sola palabra. Consultando a algunos hermanos, han respondido: ...Liberación, Vida, Pasión, Libertad, Perfeccionamiento, Conocimiento, Sabiduría, Amor, Fraternidad, construcción, Desarrollo, Transmutación, Convicción, Universalidad, Compromiso, Evolución, Progreso, Renacimiento, Camino, Trascender, Conciencia, Bienestar, Igualdad, Felicidad, Autocritica, Realización, Integración, Crecimiento, Hermandad, Sabiduría, Éxito, Reinicio, Aprendizaje, Renacimiento, Positivismo, Belleza, Educación, Armonía, Despertar, Vida, Coherencia, Verdad, Luz, Actitud, Construcción, Orden, Virtud, Excelencia, Cristalización, Transformación, Aprendizaje, Trabajo, Integridad, Reto, Arte, Poder, Verdad, Filantropía, Tolerancia, Escuela, Inmortalidad, Rectitud, Elevación, Experiencia, Dignidad, Creación, Universo, Estudio, Superación, Realización, Obra, Preparación, …
Caridad... es sinónimo del amor más elevado, no de beneficencia, como muchos asocian casi de inmediato a esta palabra mágica. Su origen viene


2
del latín “carus”, “charitas” que significa “amor”. También se define como:
Sentimiento o actitud que impulsa a interesarse por los demás y a querer ayudar a los necesitados.
Virtud teologal que consiste en amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos, por amor a Dios: la Caridad se manifiesta exteriormente en actos de amor y fraternidad hacia el prójimo.
Tratamiento que se dan entre sí los miembros de algunas órdenes místicas y religiosas como un sentimiento de amor y unidad universal.
La tercera y mayor de las virtudes divinas mencionadas por San Pablo (1 Cor., XIII, 13).
El gran secreto de la Palabra Perdida tal vez sea este: la búsqueda de la Caridad. El Verdadero Masón hace todo lo que hace por Amor, Amor a la Humanidad, Amor a la Familia, Amor a la Verdad, Amor a los Hermanos, Amor a la Libertad, es el Amor el dinamo de todo su accionar, pues sin Caridad sería solo hipocresía el emular las virtudes antes mencionadas ya que…
“Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo Caridad, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo Caridad, nada soy.
Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo Caridad, de nada me sirve”.
Pablo en su carta a los Corintios nos habla del Amor del G.A.D.U. y nos deja ver cómo es la Caridad:

El resto de las cosas…, es “vanidad de vanidades, todo es vanidad”


3
“La Caridad es paciente, es servicial; la Caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta.
La Caridad nunca dejará de existir: más las profecías se han de acabar, y cesarán las lenguas, y la ciencia ha de ser quitada; Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; más cuando venga lo que es perfecto, entonces lo que es en parte será quitado.
Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño, más cuando ya fui hombre hecho, dejé lo que era de niño.
Ahora vemos por espejo, en obscuridad; mas entonces veremos cara a cara: ahora conozco en parte; mas entonces conoceré como soy conocido.
Y ahora permanecen la Fe, la Esperanza, y la Caridad, estas tres: empero la mayor de ellas es la Caridad.”
¿Por qué no dejará de existir la Caridad?, le respuesta ha estado siempre sobre el Ara, en nuestro Sagrado Libro de la Ley, con una simpleza grandiosa: porque el mayor misterio del hombre es descubrir, acercarse y ser digo del G.A.D.U., y el G.A.D.U. es la Caridad, es el Amor pues está escrito que
“Dios es Amor, y quien permanece en el Amor permanece en Dios y Dios en él.” (1 Juan 4, 16).
...y cómo diría Salomón a quien el G.A.D.U. concedió la máxima sabiduría y cuyo nombre lleva el sitio que ocupa el V.M. en toda Log.:
El resto de las cosas…, es “vanidad de vanidades, todo es vanidad”

ESTUDIO ESOTÉRICO DE LA MASONERÍA Vicente Alcoseri



ESTUDIO ESOTÉRICO DE LA MASONERÍA Vicente Alcoseri

ESTUDIO ESOTÉRICO DE LA MASONERÍA Vicente Alcoseri



La Masonería es el conjunto de las prác-
ticas cuya puesta en obra, en relación a
los principios de la ciencia esotérica,
permite al hombre evolucionar hacia la
Luz Consciente. El previo estudio de
los elementos fundamentales relativos
al hombre y al Universo, objetos de las
dos primeras partes del curso Esotérico
ha permitido adquirir el mínimo de co-
nocimientos necesarios para abordar el
estudio de la Masonería.
La Masonería comienza más allá de la
zona de exploración de la ciencia po-
sitiva académica; entre esas dos ramas
del saber existe un vacío, una zona de
ilusión creada intencionalmente y que
constituye un obstáculo una autentica
muralla. Ese vacío no puede ser fran-
queado más que al precio de esfuerzos
considerables e incluso súper-esfuerzos,
y opera una selección iniciática. El ca-
rácter y la cantidad de esfuerzos necesa-
rios difieren y dependen de la naturaleza
y el grado de deformación del espíritu
del hombre exterior, factores que son
individuales. El franqueamiento del va-
cío exige estudios teóricos acompaña-
dos de trabajos prácticos incluidos en
un programa determinado.
Ahora podemos emprender el estudio de
la Masonería. Eso puede hacerse bajo
numerosos ángulos; pero es más preciso
exponer el sentido filosófico y esotérico
del Camino partiendo de las considera-
ciones expuestas en Logias.
ESTUDIO ESOTÉRICO DE LA MASONERÍA Vicente Alcoseri

Allí en Logia la mujer y el hombre es comparado con una célula de la vida orgánica sobre la Tierra. Por el hecho de su pertenencia a ese or- ganis[...]



Allí en Logia la mujer y el hombre es comparado con una célula de la
vida orgánica sobre la Tierra. Por el hecho de su pertenencia a ese or-
ganismo, el hombre está sometido a la Ley General y es sólo cuando
se escapa de ella que él la reemplaza por la Ley de Excepción. No nos
damos cuenta de cuánto estamos atados por la Ley General que gobierna
al mundo de los profanos. Actuando sobre nosotros como actúa sobre las
células, esta ley nos inmoviliza o tiende constantemente a conducirnos a
nuestro lugar. Su fuerza sólo nos deja una limitada libertad de acción, en
su orientación y en su extensión. Ella actúa por diversos procedimientos.
Puede decirse que si la persona “vive como todo el mundo”, si él no se
aventura fuera de las pequeñas parcelas delimitadas por fronteras profa-
nas, él no se da cuenta de la existencia de esta fuerza, o, sobre todo, esta
misma fuerza lo ignora. Pero si sus empresas salen de lo común en no
importa que dominio, y especialmente en el del esoterismo masónico,
la fuerza entre en acción y le suscita toda clase de obstáculos a fin de
hacerlo volver al punto donde, según la Ley General Profana, él debe permanecer.
En realidad sin conocer esta fuerza, tenemos la intuición de su existencia
y de las múltiples formas que reviste. Las Santas Escrituras o “Libro de
la Ley” hablan de ella más de una vez, especialmente a propósito del
trabajo esotérico masónico. Sobre ese tema Jesús dice que el Hombre
tendrá por enemigos las gentes de su casa, y, con más razón, que un pro-
feta es despreciado en su patria, entre sus parientes y en su casa. Así, si
esta fuerza conservadora, sirviente de la Ley General Profana, no llega a
“calmar” al hombre, actuando directamente sobre él, busca de alcanzarlo
indirectamente por las gentes de su casa, sea por los sentimientos que
ellos invocan, sea por la frialdad y el desprecio que testimonian.
El ejemplo clásico de esta acción indirecta es la seducción de Adán por
Eva, su alter ego, después que ella misma fue seducida por la Serpiente
por medio del fruto del Árbol del conocimiento del bien y del mal. Este
mito está lleno de significado. ¿Por qué La Serpiente, el más astuto de los
animales de los campos? La serpiente personifica la ilusión o Maya Hin-
dú, más exactamente la fuerza de la ilusión implantada en el organismo
humano y la potencia de la que dispone. Es remarcable que esta fuerza, al 6

Lado de los riesgos que comporta, tiene efectos netamente positivos; es- pecialmente la imaginación creadora. La fuerza de la ilusión puede, tam- bi[...]



lado de los riesgos que comporta, tiene efectos netamente positivos; es-
pecialmente la imaginación creadora. La fuerza de la ilusión puede, tam-
bién, ser amaestrada y orientada Integralmente en sentido constructivo;
pero esa reinversión de sus efectos no puede obtenerse más que al precio
de un trabajo proseguido con tenacidad hacia y sobre el Camino esotérico
masónico. En el hombre Exterior, por las secuencias de ilusiones que ella
engendra, esa fuerza provoca consecuencias negativas.
En la Tradición se la llama la Serpiente Kundalini, la pequeña serpiente,
la razón de esta designación es que cuando se la despierta y se la orienta
en el sentido constructivo, su acción en el organismo da la sensación de
un movimiento ondulatorio. Esa es la razón de la elección de la serpiente
como personaje en el mito de la caída de Adán. El fruto del Árbol del
conocimiento del bien y del mal, conocimiento accesible a esa facultad
intelectual: la razón (ratio) pura o práctica, que no puede franquear los
límites de las influencias “A”, que en último término se revela ilusoria.
En efecto, ella no es otra cosa que el conocimiento de los elementos del
mundo fenomenal, es decir de los elementos “A” cuya suma algebraica
en su conjunto es igual a cero. Linterna mágica girando.
La serpiente astuta se aproximó a Eva hipnotizándola por el juego cente-
lleante de la linterna. Tomando lo irreal por lo real, Eva arrastra a Adán
en su caída. Desde entonces, esta maniobra de seducción, enriquecida
por numerosas variantes se ha vuelto habitual en las relaciones humanas.
Es comprometiéndose en el Camino esotérico que el hombre puede re-
montar la corriente y redimir el pecado original, ese error de nuestro
común ancestro, error que repetimos a cada instante. En tanto que ella
no sea amaestrada, la fuerza de la ilusión retiene a cada uno en su lugar,
obligándolo a tomar muy a menudo lo falso por lo verdadero. Caído en
lo irreal, en lugar de avanzar, el hombre se tambalea; un paso adelante,
dos pasos atrás y así sucesivamente. El agotamiento que resulta de ello lo
conduce a la muerte.
En esa vida artificial profana, regida por la Ilusión, vida sembrada, sin
embargo, de influencias “B”, nos es necesario casi cada día, proceder 7